Fabbri + Fabbri, según Javier Badani

Publicado en La Razón el 01 de agosto de 2010.

Fabbri + Fabbri

Ella quería ser monja y él un reconocido antropólogo. Al final se impuso el arte.

Javier Badani – Periodista

 a

Mi primera pintura la realicé en la puerta de mi dormitorio. Había visitado una de tus exposiciones y al salir de allí me invadió una energía tan fuerte que no la pude controlar. Fui a mi cuarto y con pinturas acrilex hice un cuadro detrás de mi puerta. Me amanecí, y allí me di cuenta de que quería ser artista” —

— “Eso sí que no lo sabía… Y cuántos años tenías entonces” —

— “Unos 14” —

Juan y Ángeles Fabbri dialogan en la sala de la Galería Alternativa (La Paz), mientras acomodan las obras que expondrán al público dentro de unas horas en la muestra Pintura. Lienzo-Lienzo. Él, el sobrino de 23 años que, inspirado en la obra de Ángeles, está determinado en encontrar un lenguaje pictórico propio. Ella, la tía de 53 años cuya firma ya está consagrada en la escena nacional. Ambos artistas; ambos tímidos, pero dueños de una paleta que derrocha intensidad.

—“Creo que fue tu abuela la culpable de que eligiéramos el arte. Le encantaba el cine. Como éramos ocho hermanos, decía que si no iba al cine se volvería loca. Y como era habladora, siempre llegaba y me contaba la historia de la película. Yo era pequeña y la escuchaba impresionada. Y creo que eso despertó mi imaginación” —

— “Pero, ¿qué te impulsó definitivamente al arte?”—

— “Pintaba desde niña. En colegio los profesores me reclamaban por los dibujos en los cuadernos. Pero yo quería ser monja. Lo chistoso es que cuando revisaron el test psicólogo me dijeron que no podía serlo. Decían que no era normal que una aspirante a monja hubiera elegido ir a una exposición antes que a visitar a un enfermo”—

Juan absorbe los recuerdos de su tía como una esponja, al igual que desde niño se empapó de su talento, como se puede evidenciar hoy en su trabajo. Se trata, en realidad, de un diálogo entre ambos a través del uso del color y de motivos recurrentes en sus piezas.

Claro, hay diferencias. Juan está enmarcado en la reflexión sobre la pintura, experimentando nuevos giros bajo el marco de lo contemporáneo. Es así, por ejemplo, que en sus más recientes trabajos optó por pintar sobre la tela cruda, dejando de lado el tradicional lienzo blanquecino preparado con yeso o con látex. O pintando en la parte posterior de la misma y exponiendo sólo aquello que caprichosamente se formó en la parte delantera de la tela.

María de los Ángeles Fabbri nació en la ciudad de La Paz en 1957. Licenciada en Artes Plásticas de la UMSA, presentó sus obras a partir de 1982 en exposiciones individuales y colectivas realizadas en Bolivia, Alemania, Italia, España, Colombia, Venezuela, Chile, Cuba y Egipto. A lo largo de su trayectoria ganó diversos premios,  varios de ellos en el Salón Municipal Pedro Domingo Murillo.

En la otra acera está Juan Fabbri, quien egresó este año de la carrera de Antropología. Ha realizado exposiciones en espacios de arte de La Paz y ha participado en concursos internacionales como la Bienal Siart. El artista presentó en la más reciente versión de este certamen, el 2009, la instalación titulada Saltemos sin miedo, que consistió en la instalación de dos trampolines en las barandas del puente de Las Américas.

Paralelamente a sus estudios en Antropología, Juan decidió ingresar a la Academia Nacional de Bellas Artes, donde permaneció un año. Y, posteriormente, en la carrera de Artes de la UMSA donde estuvo seis meses.

— “¿Por qué no terminaste tus estudios en artes?” —

— “Cuando estaba en el colegio ya odiaba la supuesta ‘formación’ en artes que nos daban. Y la verdad es que tampoco en Bellas Artes ni en la UMSA encontré lo que quería, un espacio y herramientas propias para reflexionar sobre el arte. Pero luego tú me recomendaste que estudiara con el brasileño Marco Ferreira, cuya preocupación se centraba más en la filosofía del dibujo y de la pintura”—

— “Te recomendé a Ferreira porque yo soy muy mala para comunicarme con los demás. Siempre admiré en ese sentido a Gustavo Lara, por ejemplo, artista con una capacidad innata para la docencia. Pero debo decir que me sorprendió tu primera exposición. Cómo captaste la pintura. Quedé seca” —

Ángeles también sorprendió en su época de universitaria. Por ejemplo, en su primera exposición individual —que sirvió de tesis— vendió todos los dibujos y pinturas  exhibidos. Fue en la galería que pertenecía a los artistas Gil Imaná e Inés Córdoba, que se ubicaba en Sopocachi.

Sobre su trabajo, Roberto Valcárcel le confesó a través de una carta: “Me gusta la seguridad con la que consideras logradas partes de tus cuadros que para mí podrían ser tanteos preliminares o también, por lo hermosos, no. Y me gusta la inseguridad con la que me muestras partes de tus obras (o lienzos enteros) esperando alguna referencia que te ayude a tomar alguna definición en algo que para mi está ya logrado. Me doy cuenta de que ese espacio exterior (por el cielo que entreveo) es a la vez interior. Eso me intriga, me subyuga”.

EXPERIMENTACIÓN. Uno a uno, los cuadros de Ángeles y Juan Fabbri transforman la galería Alternativa. Fachadas de casas pintadas en naranja y amarillo y formas arbóreas en rojo y lila son parte de las figuras y colores que llenan de vida el espacio de exposición del centro de arte. Se destacan, asimismo, las primeras exploraciones del pintor de 23 años. En estos cuadros se puede observar al artista trabajando texturas.

En el cuadro Por la intimidad (que se muestra en esta página, arriba a la izquierda), por ejemplo, se ven tres propuestas en el mismo lienzo: la tela de tocuyo sin trabajar, el usado tradicionalmente para la pintura —protegido con látex— y, en la parte superior, la elaborada a partir del uso de vestimenta perteneciente al creador. Una escalera une a todas ellas.

—Estás en un proceso de reflexión de la pintura: el lienzo, el soporte, el color… Por ejemplo, el uso de telas con mucha porosidad, el pintar por detrás del lienzo para dejar traslucir en la parte expuesta formas y colores, es muy interesante” —

— “Sí, pero también encuentro presente un diálogo con tu trabajo tía, como en el trazo, o el uso de fachadas… Me encanta tu cuadro Puerta sola (arriba, a la derecha de esta página), esa idea de construcción pictórica que crea transparencias y capas que yo también hago en base a tu propuesta. Me puedo quedar viéndolo todo el día” —

— “Sí, es real ese diálogo entre nuestras obras, pero creo que ya encontraste tu propio camino artístico. Ahora sólo tienes que profundizar tu trabajo. Me gustaría que de una vez armes tu taller, que te animes a dedicarte y vivir del arte” — Ingresan los primeros invitados a la exposición. Dentro de unas horas el salón se llenará con los invitados de Ángeles y Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s